Sociedad Argentina de Terapia Intensiva

FORMANDO PROFESIONALES EN CUIDADOS CRITICOS

Familiares y Amigos de Pacientes internados en Terapia Intensiva

Este sitio ha sido diseñado con el fin de proveer información a aquellas personas que se encuentren pasando, o que hayan pasado, por la experiencia de tener un ser querido internado en una Unidad de Terapia Intensiva. Incluso podrá ser de utilidad para personas que hayan estado internados en una Unidad de Terapia Intensiva.  

El lenguaje es deliberadamente sencillo, dirigido a quienes no poseen conocimiento de los términos médicos.  

También es nuestra intención proveer soporte a profesionales de la salud que trabajen, o se interesen, en la especialidad Terapia Intensiva (o Medicina Crítica, o Cuidados Críticos), para ser referido a sus pacientes, ex-pacientes, y a sus familiares, como complemento informativo sobre la experiencia en Terapia Intensiva.  

Miembros expertos de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) han desarrollado estos materiales tratando de que su contenido sea preciso, importante y actualizado.  

Deseamos que los recursos aquí presentados puedan ayudar a contestar alguna de las preguntas que Ud. se efectúa sobre la experiencia en Terapia Intensiva.  

Pero es importante advertir que la información de este sitio no debe ser utilizada como un sustituto de informes específicos, de evaluación clínica, o de la evaluación de los profesionales tratantes.  

Esta información, que es amplia y general, no debe aplicarse estrictamente para casos individuales.  

Los médicos intensivistas miembros del equipo de salud que tratan a su familiar le informarán sobre su situación individual, y discutirán con Ud. sus dudas, o las preguntas que Ud. desee hacer.

Los profesionales de la salud, particularmente los que trabajan en Unidades de Terapia Intensiva, pueden utilizar esta información, e incluso imprimirla, para su uso personal; o para ser entregada a familiares y amigos de pacientes, y ex-pacientes, siempre que se especifique que fue creada por la SATI, y que se respeten sus derechos de propiedad intelectual.

 

Volver